Choose your country:.

Legislation

Oficio-Circular Nº 5/2002. Normas relativas a la estancia en bodega de los vinos no amparados y subproductos, y a su salida de bodega

El Reglamento de la D.O.Ca. "Rioja", en su artículo 17.2, establece que los vinos descalificados deben estar en envases identificados y debidamente rotulados, bajo el control del Consejo Regulador, prohibiéndose su transferencia a otra bodega inscrita. Asimismo, en el punto III.Uno del Anexo de la Resolución de 7 de enero de 1992, de la Dirección General de Agricultura, por la que se establecen las "Normas relativas al proceso de calificación", se determina que "los vinos que no hayan sido sometidos a calificación o que no la hayan obtenido, deberán ser retirados de bodega antes del 31 de mayo del año siguiente al de su elaboración", todo ello con el fin de dar cumplimiento al principio de separación exigido en el artículo 21 del RD 157/1988 y por ende el artículo 24 del precitado Reglamento de la D.O.Ca. "Rioja".

Así, por otra parte, el artículo 31 del Reglamento de la D.O.Ca. "Rioja" establece en el apdo. 2 que "toda expedición de mosto, vino o cualquier otro producto de la uva o subproducto de la vinificación deberán ser autorizada por el Consejo Regulador en la forma que por el mismo se determine, con anterioridad a su ejecución. Si la expedición la efectúa una bodega inscrita con destino a bodega no inscrita, aquella deberán asimismo solicitar dicha autorización del Consejo Regulador".

En consecuencia con esta normativa y siendo obligación del Consejo Regulador determinar la forma en que se autoriza la salida de los vinos y subproductos, el Pleno del Organismo, en su sesión de 17 de julio de 2000, tomó los siguientes acuerdos sobre el control de salida de los vinos no amparados y subproductos:

a. Los vinos no amparados, a partir de la fecha de descalificación, deberán estar ubicados en la ficha de "Otros Productos", y quedarán bajo el control de los Servicios Técnicos del Consejo Regulador.

b. Cualquiera que sea el destino, la salida se hará con comunicación y autorización previa del Consejo Regulador.

c. c) Los inscritos que tengan vino no amparado, y cuyo destino vaya a ser consumo de socios, obreros u otras salidas al detalle, deberán comunicar previamente al Consejo Regulador la cantidad mensual que va a destinar a tal efecto.

d. d) Mensualmente se comunicarán al Consejo Regulador las salidas efectuadas en el apartado c) mediante la remisión del documento que al efecto tiene establecido el Consejo Regulador.

e. e) Los vinos descalificados por otros motivos que no sean excesos de rendimiento en el proceso de calificación y las heces de elaboración, deben salir de la bodega antes del 31 de mayo en la misma forma que se indica en el apartado b).

f. f) Se establece el 31 de julio como fecha límite para la salida de los vinos no amparados procedentes de excesos de rendimiento o transformación.

g. g) Para los vinos que por diversas circunstancias no hayan salido de bodega en la fecha de 31 de julio, se deberá solicitar al Consejo Regulador una ampliación de plazo al menos con 10 días de antelación, debiendo indicar los depósitos donde queden ubicados los vinos.

h. h) Una vez cumplida la fecha de 31 de julio de 2000 y con independencia de que se solicite u obtenga la ampliación del plazo, los vinos quedarán intervenidos por el Consejo Regulador y su salida, cualquiera que sea su destino, se deberá producir con comunicación y autorización previa del Consejo Regulador.

Así mismo y referido a la misma materia, el Pleno del Consejo Regulador, reunido en sesión de 3 de mayo de 2.002, adoptó el siguiente acuerdo en materia de salidas de subproductos:

"Se conviene la falta de necesidad de solicitud de autorización previa para la expedición de hasta un volumen de heces equivalente al 3% del elaborado, sin eximir por ello, en cuanto que requerimientos de control para estas determinadas salidas, de la obligación de asentamiento en la Ficha de Otros Productos y de su comunicación mensual en la declaración de movimientos preceptiva."

Logroño, 16 de mayo de 2002.

EL PRESIDENTE,

Ángel de Jaime Baró